lunes, 4 de mayo de 2009

A veces duele...




Solía pensar que la vida era un sueño sin fronteras…

Hoy la que no tiene límites es mi pena,
por no volverte a ver
…y saberte lejano con ella.

Lastima soportar la rutina de cada día.
Ver las mismas caras, la misma gente,
que te sonríe igual que ayer…
Como si nada pasara,
como si no hubiera cambiado tu suerte.

Duele ver el sol brillar cada mañana,
como si no sucediera nada

y tu ausencia no fuera real.

Ahora pienso que la vida es un abismo sin final…

11 comentarios:

caminante dijo...

No pongas límite al sueño
no te ahogues en la pena
que siempre acaba el invierno
y tú serás Primavera


Besos

Mª JOSE. dijo...

PIENSA QUE AHORA TE DUELE,PERO ESE DOLOR PASARA Y VERQS LA VIDA CON OTROS OJOS.TIENES UN REGALO EN MI CASA.
BESOS.MJ

Fiamma dijo...

De cada lágrima haz una flor que alfombre el camino de la nueva esperanza...

Besitos

Lisandro dijo...

Que triste mi amiga, pero quedate con los buenos recuerdos, y sonrie ante los demas... la vida continua, y las lagrimas se secaran... un abrazo, volveré porntito

Cristal De Uma Mulher dijo...

Como es vivir sin la preseza del amado si amiga? Besos de una amiga .

Mistral dijo...

Siento llegar a tu blog en un momento tan duro, simplemente darte animos para luchar. Tienes unos aliados muy grandes en tus versos, ellos brillan con luz propia.
Saludos

juan pablo milito dijo...

Muy bello y muy triste... la sensación de que el mundo sigue girando y uno necesita parar.

Verónica dijo...

Gracias por su amistad, cariño y apoyo... tienen mi afecto sincero por eso.

Saludos a todos y gracias nuevamente.

Alma dijo...

Hola Verónica. Triste y real y aunque nosotros no queramos la vida continúa para el resto. Yo intenté también pararla,ya que yo sentía tanto dolor en un momento de mí vida que tenía rabia de que la vida continuara para los demás. Pero me fue imposible. La vida en si es maravillosa, solo que cuando sentimos tanto dolor, no nos deja ver su belleza. Gracias guapa por tú comentario.
Un beso muy grande.

Leni dijo...

El dolor de esa ausencia se puede paliar.
Pero tienes razón...La vida se te hace grande y la rutina se te hace insufrible.
Se aprende a vivir con ello.

Karem dijo...

Puede que algún día veas brillar el sol si ese dolor y que vuelvas a pensar que la vida es un sueño sin fronteras.

Un beso.