viernes, 17 de abril de 2009

Un obsequio especial


Me levanto de un letargo de mil años

y huyo por los bordes de una estepa florecida,

recorro las cornisas de mi vida

hasta el hondo confín de mi silencio.


Mi alma ruge en la cima de un cometa

que se estrella en la atmósfera

de un duende,

que quiere preservarme para siempre.


Mi voz es la voz de algún planeta

que renace en un cosmos

aún caliente...


Letra de Adan

2 comentarios:

Verónica dijo...

Gracias querido amigo por compartir tus letras en mi espacio.

Te quiero mucho

Sandra Gutiérrez Alvez dijo...

hermoso!!!
cuánta sensibilidad.
me gustó mucho.
gracias Verónica por compartir las letras de tan sensible poeta.
un beso grande, amiga. y otro para tu amigo.